LA SUSTANCIA DE LA VIDA!!



Teoría de la introducción de pensamientos dirigidos

Muchísimas gracias al doctor Bernardo Dymensztain por semejante aporte a La Sustancia de la Vida y sobretodo a la Ciencia. Teoría de la introducción de pensamientos dirigidos Editorial Dunken. 2009. Argentina

SÍNTESIS

El funcionamiento del cerebro esta directamente relacionado con la correcta sincronización de las reacciones químicas que se producen en el mismo.

De acuerdo a esta Teoría, una Sustancia producida por una infección bacteriana interviene en la dinámica bioquímica de los neurotransmisores. Modifica los mensajes que llegan al cerebro desde las distintas vías sensoriales, produciendo una alteración de la percepción y la interpretación de la información recibida.

Esta Sustancia puede modificar la forma de pensar de un individuo, su inteligencia, estimular su imaginación y creatividad, transformarlo en un ser superdotado, genio o llevarlo a su suicidio. Esta Sustancia genera en la persona afectada ideas fijas, persistentes, reiterativas que son los Pensamientos Dirigidos, responsables de la impulsión irresistible que lo obliga a cometer el suicidio compulsivo.

PENSAMIENTOS DIRIGIDOS Y GENIALIDAD

Al leer la biografía de Albert Einstein se comprenderá el porqué se lo tomó como referente de este trabajo, los motivos por los que se lo menciona y asocia con la generación de Pensamientos Dirigidos.

Comenzó a hablar a los 3 años, desde niño tenía dificultad para expresarse, hecho que hizo pensar a sus padres que era un retrasado mental. Era lento en el aprendizaje en sus primeros años escolares. Como alumno, no sobresalía ni llamaba la atención. Creció como un joven normal, no fue un niño prodigio.


A los 15 años, abandonó la escuela un año y medio antes de rendir su examen final. Según relatos de su hermana, éste se encontraba deprimido y nervioso. Sus padres estaban preocupados por su fracaso escolar. A los 16 años intenta ingresar a la Escuela Politécnica Federal Suiza de Zurich. No aprobó el examen de ingreso.

En 1900 rindió sus exámenes finales y una Tesis escrita sobre la “conducción del calor”
Su nota fue de 18 sobre un máximo de 24 mientras que otros estudiantes sacaron notas superiores a 20.
Pretendió que lo nombraran Profesor Auxiliar, el puesto académico más bajo, pero no lo consiguió. Más tarde se presentó para otro cargo en una Escuela Técnica, pero fue rechazado. También intentó conseguir trabajo en una escuela secundaria, pero el puesto se lo dieron a un ex compañero de estudio. Finalmente consiguió que lo nombraran Experto Técnico de tercera clase por un período de prueba en la oficina de Patentes en 1902.

Su trayectoria como estudiante lo mostraba como un joven mediocre, hecho que se refleja en sus intentos por conseguir empleo.

Hasta ahora se está relatando la vida intrascendente de un individuo desconocido, sin antecedentes académicos, profesionales, ni científicos.

EL PORQUE EINSTEIN LLEGO A PENSAR COMO EINSTEIN

Durante la adolescencia del joven que nos ocupa, su organismo fue infectado por microorganismos productores de la Sustancia Inductora, que modificaron los mensajes que llegan a su cerebro desde las distintas vías sensoriales produciendo una alteración de la percepción y la interpretación de la información.

Esta Sustancia fue la responsable de iniciar en Einstein la aparición de Pensamientos Dirigidos; incrementó su imaginación, inteligencia y el surgimiento de ideas fijas, creativas, innovadoras, reiterativas, persistentes y agobiantes. Posteriormente comienzan a manifestarse en el, antes de cumplir los 20 años, notables cambios en su intelecto.

Desarrolla rápidamente una capacidad creativa sin precedentes en la historia de la humanidad. Su imaginación crece al igual que el extraordinario poder que desarrolla para interpretar y plasmar sus ideas innovadoras, producidas bajo la influencia de la Sustancia Inductora de Pensamientos Dirigidos.

El mismo expresó en 1905; “Una tormenta se desencadenó en mi mente”. Evidentemente la sensación de tormenta que describe, que sentía en su mente, no era otra cosa que la Inducción de Pensamientos Dirigidos que se estaban gestando en su cerebro. Es el momento en el que un hombre dotado con un cerebro normal, totalmente desconocido en el mundo científico, se transforma súbitamente en genio.

Einstein realizó los trabajos en su casa, o probablemente durante las horas libres en la biblioteca de la oficina de Patentes donde trabajaba. No lo hizo en un laboratorio de investigación sofisticado ni en la universidad. El único instrumento que utilizó; fue su cerebro, que materializa sus Pensamientos Dirigidos, empleando para ello lápiz y papel.
Publica entre los meses de marzo a septiembre de 1905 varios artículos que serían trascendentales para la historia de la humanidad.

En 1911, predice la Desviación de la Luz, confirmado 8 años después por la expedición Británica de observación del eclipse solar.

Da a conocer el Efecto Fotoeléctrico, por esta contribución científica recibe el Premio Nóbel de física en 1921.
1915 fue el año en que su trabajo científico alcanzó su máxima intensidad.

Al finalizar la Teoría General de la Relatividad sufrió un colapso físico y nervioso, que lo obligó a guardar cama durante 15 días para poder recuperarse del desgaste que había sufrido.

En 1920 su imaginación, sus pensamientos, su creatividad, su poder de interpretación y su instinto científico ya no funcionaban en el como en el año 1905.

Su cerebro comenzaba a normalizarse, cada vez se parecía más al de sus pares. Los Pensamientos Dirigidos que antes generaba su cerebro, se fueron retirando al igual que su poderosa imaginación. Solo quedaban en él sus ganas de trabajar y su férrea voluntad de continuar produciendo. Los Pensamientos Dirigidos lo fueron abandonando poco a poco.

Es evidente que los microorganismos que habían colonizado su organismo se retiraron. La flora bacteriana que ocupó su espacio no era productora de la Sustancia Inductora de Pensamientos Dirigidos, motivo por el cual Einstein ya no era Einstein el Genio.

Cuando tenía alrededor de 40 años ya había vuelto a ser una persona normal. Mantenía su reputación, respeto e imagen, pero su cerebro ya no actuaba Inducido por Pensamientos Dirigidos. Los microorganismos que segregaban la Sustancia Inductora de Pensamientos Dirigidos habían desaparecido y por lo tanto sus efectos.

Einstein continuó siendo el genio, el innovador, el sabio, el creador, el dueño del nombre y de la imagen corporal, pero ya no producía intelectualmente como lo había hecho en el pasado.

Albert Einstein volvió a ser el hombre, su cuerpo y maquinaria cerebral volvieron a la normalidad.
Muere en Princenton, Estados Unidos el 18 de abril de 1955 a la edad de 76 años.

Bernardo Dymensztain
Bioquímico – Farmacéutico

bernardody@speedy.com.ar
54 -261 – 156 508 988

About these ads

Trackbacks & Pingbacks

Comentarios

  1. * Jorge Pozo Tobar says:

    Simplemente fascinante! Felicitaciones por el artículo.

    | Responder Publicado 3 years, 5 months ago


Deja un comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Seguir

Recibe cada nueva publicación en tu buzón de correo electrónico.

A %d blogueros les gusta esto: